Suscríbete al Blog

EN BUSCA DE LA CREATIVIDAD

Actualizado: 22 de jul de 2020

Existen multitud de Agencias de Creatividad, infinitos proyectos creativos y personas a las que les otorgamos ese mismo calificativo, pero... ¿Lo son?, ¿qué es la creatividad?, ¿cómo la podemos definir, distinguir, diferenciar?


Desde Platón hasta Freud, pasando por Kant, Lamarck, Darwin, Galton, Guilford, y la Gestalt entre muchos otros, se han visto envueltos en esta gran búsqueda de entender qué es la creatividad, de dónde surge o en dónde se radica. Y en algunos casos con visiones contrapuestas.




Lo que está claro es que la creatividad es un proceso psicológico humano que nos ayuda a avanzar, a evolucionar, a encontrar diferentes soluciones a distintos retos que se nos presentan día a día. Atarse los cordones de los zapatos. Prepararnos un café. Sortear obstáculos. Saltar. Correr. Competir. Hasta para conciliar el sueño podemos usar la creatividad (algunas personas, otras simplemente copian o se dejan llevar).



BREVE Y APURADA HISTORIA DE LA CREATIVIDAD


Antiguamente, a la creatividad, se le consideraba un aspecto religioso o místico, un regalo de los dioses a determinadas personas “escogidas”. Así lo consideraba Platón al hablar sobre los poetas helénicos, poseídos por los dioses, inspirados por las musas.


Tras un paso por la Edad Media donde el oscurantismo otorgó muy poca importancia a los estudios científicos y a la búsqueda de la comprensión del ser humano en general, entramos en la Edad Moderna donde se le da más prioridad al ser humano, al hecho hereditario más que al divino de la creatividad. El ser humano como creador.


El Renacimiento es una pequeña muestra de ello; Leonardo Da Vinci, Miguel Angel, Donatello, Rafael (no, las tortugas no, fue April O´Neil quien les puso esos nombres y además, son personajes de ficción), Caravaggio, Botticelli…


Es en la Edad Moderna donde surge uno de los grandes debates que todavía siguen hoy sobre la creatividad “nature versus nurture” (biología o crianza) o tal como la conocemos hoy en día, el “artista nace o se hace”. Básicamente viene a decir… Si mis padres son unos cazurros negados para resolver cualquier situación, yo, que soy su hij@, no tengo ninguna opción o puede que llegue un momento en el que a base de aprendizaje pueda sobrevivir.



Pero continuemos. Es a principios del S. XVIII cuando surge la idea de que el ser humano tiene capacidad suficiente como para resolver problemas por sí mismo. ¡Qué locura!, pero claro, personajes como Hobbes, Newton, Copérnico o Galileo Galilei habitaban en ese periodo nuestro Planeta Tierra. Nace entonces el Humanismo.


William Duff, en 1767, diferenciaba entre genio original y talento, de manera muy sencilla viene a decir que; una cosa es ser inteligente y otra adquirir el talento para aplicarlo en determinadas situaciones. Mientras que Kant, en esa misma época y echando leña al fuego, promovía la creatividad como algo innato, un don que no se puede adquirir con aprendizaje.


“Avanzamos” a la postmodernidad de la mano del humanismo, dejando de lado a dioses y musas. La creatividad, definitivamente, es algo hereditario y al parecer incorporada en un gen que sólo tienen los varones. Las mujeres no podían poseerla, o eso es lo que la ciencia decía y trataba de probar...


Voy a dar unos segundos para darte tiempo a maldecir, especialmente si eres mujer. Entiendo que estés todavía indignada y maldiciendo. ¡Apoyo total!


Si estás lista para seguir, adelante, si no, espera en este punto.


Un debate científico se iniciaba entre las ideas de Lamarck y las de Darwin. El primero decía por decirlo de alguna manera, que si aprendes carpintería, tus hij@s podrían heredar ese conocimiento. El segundo, que los cambios genéticos no son tan inmediatos, que les lleva cientos de años y que se debe a mutaciones genéticas y no debido al aprendizaje.


Surgieron muchos estudios sobre creatividad en la postmodernidad con trabajos especialmente de Galton (1869), en los que tuvo gran influencia Darwin. Pero lo más importante de ellos es la aportación sobre la idea de libre asociación y su relación entre el consciente y el inconsciente, que más adelante Freud desarrollaría psicoanalíticamente.


La psicología conductista de esa época, rechaza el estudio de procesos no observables, por ello no hubo mucho interés en seguir investigando la creatividad, a excepción de dos líneas que se resistieron a abandonar este estudio, el Psicoanálisis y la Gestalt.



CREATIVIDAD APLICADA


Todos conocemos la disciplina Olímpica del salto de altura, pero quizá no todos sepamos la evolución en la técnica del salto.

En el S.XIX se fue poco a poco imponiendo la técnica de "salto de tijera".

Fue en el año 1912 cuando George Horine superó la barrera de los 2m de altura con un salto "diferente" el Rodillo Costal, que pronto se populizaría entre los saltadores hasta que en 1940 Lester Steers impuso una nueva técnica, el Rodillo Ventral, técnica con la que se llegó a 2,23m de salto y posteriormente, con unas ligeras variaciones que aportó Brumel, a los 2,28m con la técnica que se denominó Técnica Straddle.


Pero a Dick Fosbury se le hacía complicada esta técnica, por lo que experimentó nuevas formas de salto. La Técnica Fosbury es la que utilizan hoy día los saltadores y la que le permitió ganar el oro en México 1968.



El tema Gestalt en creatividad es para escribir sin parar durante mucho tiempo. Mis talleres de fotografía se basan gran parte en ella. Pero por resumir y no aburrir más, diré que son unos de los grandes investigadores de la creatividad. Basan sus teorías en que la mente del creador tiene la habilidad de comprender el problema al que se enfrenta (estructura mental inestable) y convertirlo en una solución eficaz (estructura mental más estable), es decir visualizando la solución.


Hablemos brevemente de Erwin Schrödinger, uno de los grandes investigadores de la mecánica cuántica y uno de los personajes a los que se les pidió definir el concepto “creatividad”. Su respuesta es una de mis frases favoritas y una de las que siempre tengo presente antes de comenzar cualquier trabajo o proyecto:




“El pensamiento creativo consiste, no tanto en ver lo que aún nadie ha visto como en pensar lo que nadie ha pensado sobre lo que todos ven”.


Tanto E. Schrödinger como O. Wilde definen el escenario creativo como un universo que se configura, inevitablemente, a través de la observación. Curiosamente tal como apunta Valéry en Escritos sobre Leonardo da Vinci; cualquier proyecto se inicia con un acto sencillo: “También el hombre universal empieza simplemente contemplando".



Y hoy en día, ¿Qué es la creatividad?

A mi humilde juicio; contemplar, visualizar, materializar y sobrevivir.



Carlos L. Ríos

elcreadordenubes



102 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Creatividad aplicada